Página de inicio
Ubicación geográfica
Historia de Napaleofú
Datos de nuestra historia
Construcciones y Árboles añejos
Edificios Públicos
Educación
Arte
Nuestra Señora del Pilar
Club Defensores de Napaleofú
Deportes
Centro de Jubilados - Rótary Club
Nuestra gente
Contando historias
Movimientos sociales
Los que se fueron del "pago".
Fiestas y Santos Populares
Las primeras manos que tomaron la tierra
Colonia "La Suiza"
Actividades económicas
Postre "Napaleofú"
Pulperías - Almacenes de Ramos Generales
Hotel-estancia
Napaleofú fue Noticia...
El gran DÍA!!
Festejando 102 años
Contacto
Libros de visitantes
Contador de visitas
 

Las primeras manos que tomaron la tierra

       "... las inagotables minas del cerro de Potosí, los riquísimos criaderos de aquellas napas enormes de plata maciza que ha dado Guntajaya, ni los poderosísimos planes de oro del río Tipuaní, serán nunca comparables con el inagotable tesoro que pueden producir nuestros dilatados campos..."

La potencialidad económica de la región pampeana era remarcada por Hipólito Vieytes en 1802. (extraido de Historia de Balcarce, tomo2)

    Allá lejos y hace tiempo, los campos de la zona de Napaleofú fueron adquiridos por los hacendados. Vamos a hacer uso de la memoria y recordar aquellas primeras manos que tomaron la tierra.
     Los mojones eran señales, que algunos aún quedan en pie, desempeñaron la función de  limitar entre un campo y otro, en aquella época que no existía el alambrado, dado que Richard Blake Newton fue el primero en Chascomús que utilizara el alambre para cercar los campos. Cuando la superficie de las  estancias se las denominaba por leguas en vez de hectáreas, los mojones cumplían su función, unos eran peñascos de piedra, sacadas de un cerro (cerca de Napaleofú, sobre el campo "La Prueba" aún se conserva).



Otro tipo era de hierro, una plancha calada con un dibujo de la marca de la estancia o iniciales de un nombre. 





Campo de Benjamín Zubiaurre. (Extraido Album Centenario de Lobería)



 
    Donde quiera que vaya, el hombre atiende dos cosas esenciales para su existencia: el alimento y la habitación. Supo adaptarse a las características y posibilidades del suelo, en esta zona las primeras construcciones fueron los ranchos de césped, que con una pala cortaban rectángulos de tierra negra cubierta de raicillas de los yuyos y los apilaban unos sobre otro. También otro sistema era el rancho de adobe, barro mezclado con paja, dejado por días fermentar y pisado por caballos, y se hacían "chorizos" que luego, en una armazón de palo y alambre se entrelazaban. Luego los hornos de ladrillo...y así el progreso.
     Rodeando las construcciones las primeras plantas que se plantaron fueron los eucaliptus, aquellos que fueron descubiertos en Australia en 1788 por el botánico francés L'Héritier. Los montes con más de ciento treinta variedades son una de las características del partido de Lobería. 


María Isabel (Chola) Pérez, 1928.                                                                



Juan Torres y familia.  
                                    
    La ganadería era la actividad principal en 1895 y con una tecnología muy rudimentaria para la obtención del agua para proveer al ganado. Algunas soluciones eran los jagüeles, pozos de tres metros, con un balde de cuero vacuno que era manejado necesariamente por dos hombres: uno, de a caballo, que lo elevaba tirando a la cincha de la soga pasada por el crucero, y el otro, de pie junto al pozo, lo vaciaba al llegar a la superficie. La idea original más tarde fue reemplazada y mejorada por el balde volcador, hecho con el cuero de potro, que se abría al llegar a la superficie y se volcaba el agua en un estanque. Alguna estancia, como San Simón, que funcionaba una noria accionada por caballos que giraban dentro de un recinto circular forzando dos lanzas que accionaban un eje.   


   Los primeros adjudicatarios de las tierras de la zona de Napaleofú lucharon con una región inhóspita, lejana de los centros poblados, pero el carácter visionario de quienes la adquirieron fue muy fuerte, a pesar de todo ello. 




Registro gráfico de las poblaciones rurales (1890) Partido de Balcarce.



     Manuel Sánchez recibió en Febrero de 1826 una extensión de campo de dos leguas y tres cuartos, equivalente a 6.875 hectáreas, en carácter de enfiteuta, aledañas al Arroyo Chico, hoy arroyo Napaleofú. En el Gobierno de Rosas se permitió la venta y Sánchez la adquiere en $ 4.000 la legua cuadrada.
        Al morir el dueño del campo y no tener hijos pasa a su hermana Benita, una de sus hijas, Concepción, se casa con Miguel Cuevas y le compra la parte asus hermanos y queda como única dueña. El 25 de Mayo de 1879 Miguel Cuevas inauguró la población con el nombre de Estancia "Napaleofú".
   
Miguel Alberto Cuevas (nieto de Concepción y Miguel) junto a sus hijos en Estancia Napaleofú, 1952.


       Mariano Baudrix, el propietario de "El Rincón" (hoy sobre Ruta N° 226) desde el 18 de Septiembre de 1837, es la más antigua de las explotaciones del Partido de Balcarce que aún lo conserva los herederos de su primitivo dueño. Félix de Alzaga obtiene las tierras a través de una posesión enfitéutica, que había recibido originariamente de Manuel José de Haedo y luego traspasado a José Pérez. Luego de mantener los derechos de veintidos leguas cuadradas, negoció siete y fracción con Mariano Baudrix.
      Por su larga filiación al régimen rosista haría que luego de Caseros perdiera gran parte de sus propiedades, eran noventa y seis leguas cuadradas en la Provincia de Bs. As., lo que equivalía a 259.200 hectáreas dividida en seis estancias, que solo recuperó El Rincón en 1860 gracias a los contactos de la familia.
        La actividad inicial era la ganadería vacuna, luego lanar y yeguarizos, años más tarde, 1882, la agricultura.
    Paralela a la actividad agropecuaria tenía un saladero con un socio, Prudencio Rosas. Cercano al Federalismo, Baudrix construyó una fortuna sin herencias importantes. Diego, su hijo, asumió la empresa desde 1882.





      Simón Pereyra Iraola, dueño de "San Simón". Dado la situación económica que había en España en 1767, Leonardo Pereyra de Castro vino a Argentina y se casó con Mauricia Arquivel, con quién tuvo doce hijos. Pereyra al morir deja a la familia en la pobreza,  dos de sus hijos se casan con las hijas de Martín Iraola. Simón Pereyra, con Ciriaca Iraola, con la que tuvo seis hijos. Así comenzó la unión de esta familia y a su vez los hijos de ambos matrimonios se casan entre sí: Leonardo Pereyra e Iraola con Antonia Iraola y Pereyra.




      Simón Pereyra comenzó a trabajar muy joven en la tienda de Manuel Arzotea y luego queda dueño del lugar, él abastece a las tropas de Rosas en sociedad con Prudencio Rosas; con el tráfico comercial con Liverpool,  Glasgow y con el producto de esos negocios comienza a comprar tierras en la Provincia de Bs. As., 137.840 hectáreas.
     Esteban Puddicomb, de origen británico, decidió invertir su capital comprando dos estancias en el Partido de Balcarce en 1835. "Navas", más al norte, y luego "San Martín de la Sierra", esta eran ocho leguas cuadradas, equivalente a 23.322 hectáreas, tierras inmejorables en gran parte y era cruzado por el arroyo Napaleofú y un brazo que en él confluye. Puddicomb fallece el 28 de Octubre de 1840 y su viuda, María de los Angeles Reyna ve como decrece su capital por la mala administración y decide vender a Simón Pereyra Iraola. Solicita al Ministerio de Menores que le autorice vender garantizándole los bienes a los hijos menores con una hipoteca sobre las propiedades.
    El contrato de compra del campo se firmó en Bs. As. el 14 de Junio de 1844 por un valor de $ 16.000 la legua cuadrada, a razón de menos de $ 6 la hectárea. Además de la hacienda hay un inventario de los enseres de la casa, como sillas, que cada una de ellas se cotizó en $ 13, o sea, un valor superior a dos hectáreas. Esta particularidad  colabora con la explicación de como los inmigrantes llegaron a poseer tierras.
       



      Pereyra Iraola le cambió una serie de propiedades que poseía en Bs. As. por el campo. El importe de la Estancia ascendió a $ 432.516, y las cinco propiedades cotizadas en $ 230.216. De los 202.300, recibió en el acto $ 120.000 y abonó en dos meses los $ 82.300 faltantes.


      
                          Galpón viejo en Estancia "San Simón"    

      Simón y su hijo Leonardo, hicieron del establecimiento un modelo de producción, según el Censo Agrícola de 1895, en San Simón se cultivaban, de las 23.322 hs., unas 922 hectáreas con una dotación de 38 arados, 7 máquinas de segar y una trilladora a vapor. En cuanto a la existencia ganadera era de 18.205 vacunos, 66.266 lanares y 1.989 caballos. Tenía la estancia treinta y cuatro señales diferentes, era la forma de diferenciar las majadas que sólo le pertenecía un porcentaje, que compartía con los puesteros y variaba dado la antigüedad de éste.
       Los potreros, no menor de 1000 hectáreas, tenían nombre: "El Argentino", "Las coloradas", "Las Quilmes", "La Mina", "El Porvenir"...
     Al morir Simón, su hijo Leonardo viajó a Europa en 1854 y se interesó por la raza Shorton y Hereford, en 1862 se inició la cabaña con la compra del toro Hereford "Niágara 2131" de Jhon Taylor. Para llevar adelante este emprendimiento, Leonardo liquidó un saladero, barcos, una fábrica de yerba y un almacén de Ramos Generales.  En 1949 Perón expropió la primitiva cabaña "San Juan" (conocida hoy como el Parque Pereyra Iraola) y mudó la cabaña al establecimiento San Simón, cerca de Napaleofú. Los descendientes continuaron la obra, Emilio, liquidó la cabaña el 4 de Marzo de 1996, tras 140 años de existencia.



 

           Cercana al casco, en 1868  funcionó una escuela solventada por los dueños y una Capilla para la familia.

         

Torre de la Capilla                              
 
     La estancia San Simón era una de las mayores de las concentraciones del Partido de Balcarce, dado que el Censo Nacional de 1869 dio una población de ciento treinta personas, que acudían a la pulpería de Gorgoño que data de 1860. (Los datos extraidos de Estancia San Simón pertenecen a Historia de Balcarce, tomo 2)

             

 





 
           
                               Registro gráfico de las poblaciones rurales de Partido de Lobería.




          Zoilo Peralta nació en 1827, casado, con dos hijos del primer matrimonio y nueve del segundo.



       El 13 de Marzo de 1867 se presentó Anselmo Nuñez en representación de Zoilo Peralta ante el Superior Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, siendo arrendatario y por una pro compra que se efectuó el 16 de Abril de 1869,  "...de un terreno de propiedad pública situado en el partido de la Loveria compuesto de dos leguas cuadradas, mas ciento setenta y seis milésimas parte de otra, el cual lo hubo pro compra de la acción que hizo de él á Don Narciso Dominguez, sucesor de Don Manuel Otero, primer concesionario de dicho terreno..."       
 (Copia de la escritura)


 




    El 10 de Octubre de 1873 le confiere el poder a Adolfo González Chaves "...para que desempeñe cuantas diligencias mas fueran necesarias para el lapso de lo que se pretende; a cuyo efecto le otorgo este poder de libre forma y general administración..."





     Peralta hizo un Testimonio Testamento el 5 de Noviembre de 1896
"...yo el Escribano Autorizante me constituí en la casa habitación de Don Zolio Peralta cito en esta ciudad...á quien encontré enfermo en cama y me manifestó que había solicitado mi presencia á objeto de que autorizara un Testamento por acto público. En tal virtud y requerido el número de testigos que se nombraron pasó a dictarme verbalmente sus condiciones... con las que consigno a continuación: Primero: Declaro tener sesenta y ocho años de edad, ser de estado viudo, natural de este país, hijo legítimo de Don Joaquin Peralta y Doña Concepción Rodriguez, ya finados, que profeso la Religión Católica Romana y que estoy domiciliado en la casa arriba expresada... Novena= que los bienes que poseo en la actualidad consiste en lo siguiente. Un establecimiento de campo compuesto de una legua y media, ubicado en el cuartel XI del Partido de Loberia, Provincia de Buenos Aires denominado 'La Margarita', con todos sus edificios y plantaciones y alambrados con aproximadamente ocho mil ovejas, tre mil quinientas vacas, ochocientas yeguas y cincuenta caballos= Otro establecimiento de campo ... denominado 'San Rafael' compuesto de seis mil trecientas treinta y tres hectáreas aproximadamente con poblaciones, con dos mil quinientas vacas y nueve mil ochocientas ovejas y trecientos animales caballares ...Una fracción de campo en el Partido de Balcarce, Provincia de Buenos Aires denominado 'Los Nogales' comprada á Don Luis A. Burgos..." 

    

 

    El 10 de Octubre de 1916 Martín José Aranguren vende a Joaquín Aureliano Peralta "...veinte y dos hectáreas, cuarenta y cinco áreas y sesenta y cinco centiáreas..."





   Joaquín Peralta, tercera generación de Zoilo Peralta estuvo casado con Nélida Scorza. Ésta cursó sus estudios primarios en el Colegio María Auxiliadora en 1924, las siguientes hojas pertenecen a sus cuadernos de "Castellano" y "Matemática".














     De dicho matrimonio nacieron los siguientes hijos: Joaquín Ernesto, Miguel Ángel, Juan Abel y Nélida Ethel.
   Juan, cursó primer grado en la Escuela N° 26 de Napaleofú, luego concluyó los estudios en el colegio "San José", de Tandil, hoy cuenta con 79 años de edad .      Agradezco que me facilitó Cuadernos, Escrituras y Testamento que parcialmente he transcripto textual en esta página.



    En 1886 el Señor Pérez funda "La Juanita". Él recién llegado de España contrajo enlace con Romana, de ese matrimonio nacieron los siguientes hijos: Manuel, Manuel Antonio, Nicandro, José. Sus hijas se casaron con Rivarola, Freijó, Bertolot, Rodriguez, López.


 

Romana de Pérez

 

   Su hijo Manuel continúa con la actividad agropecuaria. éste era casado con Carmen Santoyani, los hijos del matrimonio fueron, María Isabel, Justa, Alfredo, Olga, Chicha, Carlos, Rodolfo, Oscar.


   
        Manuel Pérez, Carmen Santoyani





 

Manuel, Carmen e hijos.                                                                 






                                                                     


Grat Baratcabal, Josefa Antonia Iturrarte.


    Grat Baratcabal
era casado con Josefa Antonia Iturrarte, fue un francés que vino a la Argentina alrededor de 1870, ya, luego de vivir en Ayacucho arrendó en 1893 el campo "El Castillo", eran tres leguas, 7500 hectáreas. Poblando la inmensa extensión con animales y, evolucionando, después, a la agricultura que implantó en 1902.
      Este señor tenía dos hijos: Andrés Baratcabal   casado Celestina Esarte y sus hijos eran Clelia, Otilia, Alicia, Angélica, Alfredo y Nélida.  El otro hijo, José Baratcabal casado con Benita Anabitarte, que de dicho matrimonio nació Josefa, José, Rufino, Elena, Agustín, este último construyó la estación de servicio de San Manuel.







    Martín José Aranguren en 1903 adquirió mil trecientas hectáreas en el antiguo paraje conocido por Las Tres Lagunas que denominó "La Palma", a su fallecimiento la estancia se dividió pero La Palma quedó como denominativo de la zona.
     Aranguren era casado con María Etcheluz.







Arando en "La Araucana".

 
Su hijo Victoriano ocupó una extensión de quinientas hectáreas que denominó "La Araucana", en reconocimiento a los aborígenes que tanto lucharon por su libertad e independencia. Éste se casó con María Elena Bilbao y sus hijos fueron Modesto Pedro, Juan Carlos, Horacio Alberto, Elena María y Julio Emir.




     El Señor Aranguren 
donó en 1928 una parcela de su campo para fundar la Escuela Provincial N° 8.




Escuela N° 8. (1939)

 

      Martín Guerendiain llegó a la Argentina en 1914, luego de trabajar unos años con Pando vino al paraje Santa Isabel. Contrajo enlace con María Aranguren, hija de Martín Aranguren y María Etcheluz.



      En 1919 comenzó a trabajar las trecientas ochenta hectáreas de propiedad  conyugal en La Palma. Del citado matrimonio nació Martina, Fermina, Martín, Miguel y José.
En el establecimiento, denominado "El Porvenir", se dedicó a la explotación mixta de agricultura y ganadería




La trilladora trabajando, 1939.


   Agustín Odriozola, un español que llegó a la Argentina en 1890 dedicándose a las tareas de campo. En 1940 compró setecientas hectáreas, parte del campo La Margarita del Sr. Zoilo Peralta, que él denominó "María Celia".




         Era casado con Manuela Sasiaimbarrena, sus hijos eran María Juana, Manuela, José y Bautista.




"La Manuela"


Bautista permaneció al lado de sus padres hasta su desaparición. Ya en posesión de su parte se dedicó a la agricultura y ganadería. Se unió en matrimonio con Numa C. Aliaga ( la primera Directora de la Escuela N° 26 de Napaleofú) sus hijas, "Katina" y "Picha" también fueron docentes de la misma escuela, que venían en días de lluvia en sulky a dar clase.



Extraido del Álbum del Centenario de Lobería, 1939. 

     Marcial Garcia alquilaba "La Favorita". Esta estancia data de Noviembre de 1888.







El vidrio de la puerta con la marca de la estancia.


     Los potreros se distinguían por número, como el "19", que vivía Casimiro Garcia y por extrañar el terruño volvió a su España natal, y quién sabe en cual, vivía Tomás Vallejos y nació su hijo Alejandro, allá por 1913, antes que llegara el tren a Napaleofú.  





Tomás Vallejos y sus hijos Máximo y Alejandro, 15 de Abril de 1918.




Alejandro Vallejo, 1931.


          Garcia alquilaba a Fernández Criado tres mil hectáreas, y sub alquilaba a los inmigrantes unas hectáreas para sembrar papa.




Marcial, María, su hijo José y su nieto.


 

     Marcial era casado con María Rodriguez, de ese matrimonio nació Nicasio, Hector, Silvano, Marcial, José, Acención, Lorenza y Juliana.


Marcial, María y familia.


 
    Con el producto de los años de trabajo adquirió parte de "La Favorita", además, "La Juliana" y "La María".


 

En la galería de la estancia "La Favorita".

 
        José Alves alquilaba el campo del Sr. Cartabbia y sub alquilaba a los pequeños chacareros de papa.
           Se casó con María Da Silva y de ese matrimonio nacieron Antonio Bernardino  y Teresa de Jesús.
        Abrió en ese campo, sobre RutaN°226, cercano al paraje El Quebracho un almacén de Ramos Generales y en 1951 adquirió campo en la intersección de Ruta N° 226 y Ruta N° 227.



José Alves, María Da Silva.

     Nicasio Rodriguez alquilaba "La Morocha" y sub alquilaba cuatro o cinco hectáreas a pequeños productores, inmigrantes que llegaron a la zona para trabajar la tierra y sembrarla de papa, que luego sacaban a azada.
     Era casado con Jacinta Cabezón y sus hijos eran los siguientes: Nicasio, Fernándo, Roberto, Ángela, Juliana  y María.
       Entre sus propiedades se contaba con "La Armonía"  y "La Jacinta".

     

     Entre los sub arrendatarios de La Morocha se encontraba Pedro Morales que era casado con Dolores Monte.  Como todo inmigrante,  una vez encontrado un lugar para vivir y trabajar hizo venir a su familia, Dolores y sus hijos llegaron en 1924 a la Estación del Ferrocarril de Napaleofú, y el carrero Serafín Corral los trasladó a la estancia.


    José Moreno llegó de España y en Inmigración le dieron trabajo en los pozos petroleros del sur argentino. A los años se vino a esta zona, sembró papa en 1930 y logró con el producto de esa cosecha comprar su primer camión, un Chevrolet '30 que cargaba veinticinco bolsas. Se dedicó a la agricultura y en 1935 se casó con Concepción Morales,hija de Pedro Morales y Dolores Monte. Los hijos de José y Concepción son José, Ismael, Herminia y Adolfo.
      Con los años adquirieron parte de la estancia La Palma, además de "Los Tilos".


    Mateo Elizondo en el transcurso del año 1928 comenzó a administrar el viejo establecimiento "La Margarita" sito en los alrededores de Napaleofú y propiedad del Sr. Joaquín Peralta, padre de la esposa de Don Mateo. Desempeñó esas funciones hasta Septiembre de 1937.


      Ernesto Moore, dueño de estancia "Miramur". Éste era casado Edelmira de la Serna de la Llosa (octava generación de la Serna).
       La estancia Miramur se encuentra donde estaba el casco de la primitiva estancia "Napaleofú", de Cuevas.
         Los hijos de este matrimonio, Ernesto, Edelmira y Guillermo, casado con Susana Puigari Zimmermann.


    Wescenlao Lauga, que residía en Lobería, alquiló cuatrocientas hectáreas propiedad del Sr. Cuevas para explotación mixta y pastoreo de animales.



 
    José Martinez Fernández, dueño del establecimiento "La Rosenda", quinientas setenta hectáreas, que se inauguró en 1935, tierras que pertenecían antes a la estancia Santa Isabel.
        El Sr. Martinez se casó con Rosenda Pérez, de ese matrimonio nacieron Lidia, María Antonia, Jacinta, José, Julio, Rosenda, Amalia y Baltasar.


      Alberto Zubiaurre descendiente de Benjamín Zubiaurre, dueño de la estancia "El Hervidero".
          Alberto casado conGloria Antón, son hijos de este matrimonio Josefina y Alberto.
          Sus actividades son agrícola-ganadera, haras, ovinos y porcinos.


     Quedan sin detallar terratenientes que en siglos pasados adquirieron las tierras cercanas a Napaleofú, hoy por la desmenbranza de las herencias ha pasado a su familia.
       Entre los que quedan, Mulville, "EL Choiqué". Lagrutta, "La Dora". Márquez, Dr. Onagoite, paraje "El Milagro" como se decía en los años '30, sobre Ruta N° 226, arroyo Napaleofú. Tantos otros que iremos recordando.


     El 12 de Junio de 1955 realiza Rodriguez,Garcia & Cía. la venta de "trescientas veinte hectáreas de campo cercana a Napaleofú, dividida en treinta chacras con superficie que varían entre siete a quince has. con una base de venta de $ 3200 la hectárea."  
      





 
       
      El 14 de Diciembre de 1958 se vendieron por la misma casa martillera cien hectáreas que fueron "divididas en veinticuatro pequeñas chacras con superficie que varía entre seis y media a una hectárea, con una base de venta de $ 8000."















 


 

 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
GRACIAS POR VISITAR LA PÁGINA !!